Blog
& News.
Cuando hacer el plan de marketing de tu empresa

¿Cuándo hacer el Plan de Marketing?

Índice

Ya sabes lo importante que es hacer un plan de marketing para tu empresa. Y si aún no lo sabes, en este otro artículo explicamos 10 razones por las que ya deberías estar trabajando en tu plan de marketing.

A la hora de planificar la estrategia y acciones de marketing de una empresa, ocurre lo mismo que con la planificación financiera y la inversión. El mejor momento para empezar fue ayer, el segundo mejor momento es hoy.

Y es que en realidad, nunca es tarde para empezar a realizar tu plan de marketing. Bueno, esto no es del todo cierto, dependerá del plazo que te marques para conseguir tus objetivos. Así que vamos a ver cuándo deberías empezar a trabajar el tuyo.

¿Cuándo empezar a hacer el plan de marketing de mi empresa?

Vale, no existe un único momento adecuado para elaborarlo. Pero por lo general, muchas empresas empiezan a trabajar su plan de marketing en el último trimestre del año.

Esto se debe principalmente al periodo que suele comprender el plan de marketing. Normalmente, al menos en términos generales, suele comprender el periodo de un año. Por eso suele trabajarse a finales de año, para preparar las acciones y estrategias de cara al próximo año. Ya que normalmente los ejercicios de las empresas suelen coincidir con un año natural.

Pero esto no siempre es así de matemático. Existen empresas donde sus ejercicios no coinciden con el calendario, como suele suceder en algunas multinacionales americanas.

Si bien, preparar el plan de marketing a finales de año es lo más común, existen algunos motivos que fuerzan a las empresas a realizarlos en otro momento del año. Veamos alguno de esos condicionantes.

Situación de la empresa.

Si se trata de una empresa que todavía no ha iniciado su actividad, es normal que se trabaje el plan de marketing independientemente del calendario.

En estos casos, se establecerá una fecha de inicio de actividad en base a diferentes criterios:

  • la planificación financiera,
  • el momento en el que esté operativa la tienda física o la fábrica,
  • los plazos en los que se reciban los primeros materiales para empezar a operar,
  • el momento en el que el equipo de personal esté configurado,
  • etc.

Por lo tanto, se trabajará un plan de marketing inicial que comprenderá un hito muy relevante para la empresa, su lanzamiento y puesta en marcha. Este plan de marketing, por lo general, comprenderá el plazo desde que la empresa inicie su actividad hasta finalizar ese año. Independientemente de si se trata de 10 meses, 7 meses o 5 meses. No obstante, si el arranque de la empresa se produce en los últimos meses del año, puede ser conveniente realizar un plan de marketing que incluya al próximo año. De esta forma contaremos con más tiempo para poder evaluar los resultados de las acciones y estrategias puestas en marcha.

Por lo contrario, cuando se trabaja en el plan de marketing de una empresa que ya se encuentra en activo, lo más lógico será realizar planes de marketing que comprendan un periodo de un año.

Además de ser fácilmente compatible con los planes comerciales y las previsiones financieras. Este plazo de un año permite a la empresa contar con tiempo suficiente para observar resultados. Y a su vez, no es un plazo demasiado extenso como para aplicar medidas correctivas si fuesen necesarias.

En cualquier caso, toda empresa necesita elaborar estrategias y una planificación a corto, medio y largo plazo, como vamos a ver a continuación.

Plan de marketing estratégico VS Plan de marketing operativo.

Toda empresa, necesita trabajar sus estrategias a corto, medio y largo plazo. Por eso es necesario diferenciar entre un plan de marketing estratégico y uno operativo. Cuando hablamos del primero, nos estamos refiriendo a una planificación a medio y largo plazo. En estos planes estratégicos trabajamos periodos de 3 a 5 años.

En un plan de marketing estratégico, tratamos aspectos de vital importancia para la supervivencia de la empresa a largo plazo, y suelen comprender acciones que conllevan una mayor inversión y cuyas consecuencias son difíciles de corregir.

Por ejemplo, si estamos planeando la expansión de la empresa a nivel nacional y hemos decidido hacerlo con tiendas propias, la adquisición de esos espacios, la inversión necesaria para su reforma y la contratación de personal, son acciones que difícilmente podemos remediar a corto plazo. Por eso, este tipo de actuaciones por parte de la empresa suelen tratarse en planes de marketing estratégicos. Este tipo de planes también suelen ir acompañados de planes financieros y de viabilidad a largo plazo. Y en muchos casos dan lugar a planes de empresa o planes estratégicos de empresa.

Por su parte, los planes de marketing operativo, son los más comunes en las empresas y comprenden periodos de actuación más cortos, normalmente un año como hemos visto anteriormente. Cuando se habla de una plan de marketing, en términos generales, solemos referirnos a este tipo de planes a corto plazo.

En un plan de marketing operativo, se plantean estrategias y acciones sobre el funcionamiento «ordinario» de la empresa, su día a día. Y normalmente se centra en hitos y acontecimientos que suelen ser cíclicos en el tiempo. Por ejemplo, en estos planes de marketing se trabajan las campañas para las diferentes colecciones de moda del año, o se distribuyen las acciones a lo largo de los meses según la estacionalidad de cada empresa.

¿Cómo organizar los plazos y tiempos de un plan de marketing?

Como acabamos de ver, los planes de marketing más comunes son los que trabajan a corto plazo, en el periodo de un año vista. Y suelen incluir acontecimientos cíclicos que suelen repetirse anualmente. Es lo que llamamos estacionalidad.

Cada empresa y sector tiene una estacionalidad diferente. Por ejemplo, las empresas turísticas pueden tener un gran pico de actividad en el periodo estival, y otros picos de diferente importancia repartidos a lo largo del año, que suelen coincidir con otras vacaciones o puentes. En cambio el sector del turrón, concentra su mayor momento de consumo en el periodo navideño, igual que las papelerías viven su particular agosto a la vuelta del verano, con el inicio del curso escolar.

En base a estos acontecimientos, cada empresa deberá preparar su plan de marketing estableciendo periodos más concretos dentro de su planificación anual.

Pero además de estos momentos fácilmente identificables y comunes a todas las empresas del sector, cada empresa va a tener una serie de acontecimientos específicos que marcaran su calendario de actuación.

Cada empresa debe ser capaz de identificar sus propios hitos relevantes, y adaptar su plan de marketing anual a estos acontecimientos. Por ejemplo la apertura de una nueva tienda, o el lanzamiento de un nuevo producto.

Cuando se trabaja a diferentes velocidades en la empresa, es decir con un plan de marketing operativo y al mismo tiempo, con una planificación a medio y largo plazo, es normal que las acciones de nuestro plan de marketing, tengan su representación en los planes estratégicos.

Conclusiones.

No existe un momento idóneo para elaborar el plan de marketing de nuestra empresa. Pero lo que sí resulta indispensable, es hacer siempre un plan de marketing que comprenda los objetivos y establezca el plan de acción para alcanzarlos.

A la hora de realizar el plan de marketing de tu empresa, es importante que cuentes con asesoramiento de expertos que te ayuden a realizar una planificación adecuada y te orienten al establecer la estrategia que mejor se adapta a las circunstancias de tu empresa.

Comparte este artículo en:

Suscríbete a la newsletter.